V Seminario Escatológico
Estado de Israel y Escatología Evangélica
Templo El Aposento Alto. Viernes 1 de Noviembre del 2013

 

 

 

 

Pastores celebran Día Nacional de la Iglesia Evangélica
orando a Dios por el Estado de Israel
Israel tiene derecho a defenderse del terrorismo. Barack Obama

 

 


¿Qué relación hay entre la Iglesia Evangélica y el moderno Estado de Israel? ¿Por qué los candidatos presidenciales norteamericanos competían por demostrar cuanto aman a Israel? Estas y otras inquietudes similares movieron al pastor Juan Álvarez para invitar a pastores, pastoras y líderes eclesiásticos de distintas partes del país a un encuentro de entendimiento y reflexión y para asignar mayor realce hizo la convocatoria para el día viernes dos de noviembre pasado y celebrar así el Día Nacional de la Iglesia Evangélica.

El retorno de los judíos a su tierra y la refundación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948 es la señal más potente de la inminencia del regreso de Jesucristo y la venida del Cristo a la tierra, acompañado por el ejército celestial y los santos de Dios, será para salvar al Estado de Israel, juzgar a las naciones que les han hecho daño y para establecer el reino milenario que tendrá su sede en la ciudad de Jerusalén. El reino de Dios traerá la paz universal, la justicia entre los hombres y el bienestar para todas las familias de la tierra.

A partir de la guerra de los seis días del año 1967, los Estados Unidos de América han orientado toda su política exterior para dar apoyo y defender al Estado de Israel, sin embargo, el arrebatamiento de la iglesia significará la baja de USA como potencia militar, e Israel quedará solo frente a un mundo crecientemente antisemita. El traslado del poder político de USA a Europa será conveniente para Israel, pero solo por un tiempo, porque el antisemitismo encarnado en el líder de Europa planificará la destrucción del Estado de Israel (Daniel 9:27)

Cuando el ejército internacional posicionado en Egipto, Jordania, Siria, El Líbano y en el Mediterráneo rodeando la tierra de Israel, el pueblo, los ultraortodoxos, los judíos laicos y aún los ciudadanos israelíes de origen palestino, clamaran al Dios de Moisés y Abraham, para envíe el Mesías, único que los puede salvar de la destrucción. El día D, y en el mismo momento que las tropas internacionales crucen las fronteras de Israel, el Mesías acompañado del ejército celestial y de nosotros los evangélicos, descenderá del cielo y las destruirá. (Zacarías 14:12)

Vencido el ejército antisemita y el Mesías establecido en Jerusalén, la capital de Israel, citará a los Presidentes de los 194 países del mundo para que se presenten de inmediato y allí en un Juicio a las naciones, decretará que los países que no contribuyeron con soldados a la formación del ejército antisemita seguirán existiendo como tales y todos los países que aportaron soldados al ejército antisemita serán caducados, es decir, serán derrocados sus gobiernos y perderán su soberanía política. (Mateo 25: 31 al 45)

El Reino del Cristo durará mil años, Israel será cabecera de las naciones, y el judaísmo será como la religión universal. La humanidad vivirá en paz, la justicia se impondrá en todos los niveles y el bienestar alcanzará a todas las familias de la tierra. La salud, la educación, el trabajo, la vivienda, la energía, la desertificación, la ecología, la alimentación y la cultura en general alcanzarán un desarrollo impensado, que todos disfrutarán plenamente, y la longevidad se extenderá a niveles antediluvianos. (Isaías 35 1 – 3, 5 – 7 y 10)

 

La teología escatológica evangélica señala:

Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, madre de todas las iglesias pentecostales chilenas
Creemos en la segunda venida del Cristo a la tierra en forma inminente, personal y premilenial. La palabra inminente significa que la segunda venida de Cristo está cercana, imprevisible y que puede ocurrir en cualquier momento (Mateo 25:29-44; Marcos 13:32-37; Tito 2:13). La palabra personal significa que "el Señor mismo", volverá (1° Tesalonicenses 4:15-18). Como dice Hechos 1:11 " Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo". La palabra premilenial significa que el volverá antes del Milenio, etapa durante la cual, los Benditos y Bienaventurados de la primera resurrección, vivirán y reinarán con Cristo mil años (Apocalipsis 20:4-6). Habrá dos etapas de la segunda venida de Cristo: la primera con el propósito de tomar a sus escogidos que estén preparados para el Rapto, antes de la Gran Tribulación (Mateo 24:40-44; 1° Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis 3:10-11; 4:1-2), y la segunda al final de la Gran Tribulación cuando El venga con sus Santos para destruir el ejército del anticristo, para juzgar a las naciones del mundo, y para inaugurar el reino milenial (Mateo 25:31-33; 2° Tesalonicenses 2:8; Apocalipsis 19:11-21; 20:1-6). La actitud adecuada de los cristianos con respecto a la venida de Cristo, debe ser aquella de amar su Aparición (2° Timoteo 4:8), velar y orar siempre para ser encontrado digno de escapar de las cosas que vendrán sobre la tierra durante la Gran Tribulación (Lucas 21:36), orar por su Venida (Mateo 6:10; Apocalipsis 22:20), y trabajar fielmente antes que El venga (Lucas 19:13). Muchas señales apuntan a la pronta venida de Cristo. Algunas de las Escrituras que lo demuestran son las siguientes: Ezequiel 36 (el retorno de Israel a su tierra); Daniel 12:4: Nahum 2:3-4, Joel 2:28-32; Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21:25-36; 1° Timoteo 4:1-5; 2° Timoteo 3:1-8-13; 4:3-4; 2° Tesalonicenses 2:1-12; 2° Pedro 2 y 3; y la Epístola de Judas.
http://www.imepch.cl/impch/declaracion-de-fe.html


Las Asambleas de Dios, madre de todas las iglesias pentecostales del mundo
Creemos que el Arrebatamiento de la Iglesia es una Operación de Dios que solo afectará a los salvos cuando Jesucristo regrese por los suyos, en este momento los que hayan muerto siendo salvos serán resucitados primero y trasladados junto con aquellos creyentes que se encuentren vivos para ser transformado y estar con el Señor por la eternidad. Este acontecimiento puede ocurrir en cualquier momento y será antes de la gran tribulación. La resurrección de los que han muerto en Cristo y su arrebatamiento junto con los que estén vivos cuando sea la venida del Señor es la esperanza inminente y bienaventurada de la iglesia (1 Tesalonicenses 4:16,17; Romanos 8:23; Tito 2:13; 1 Corintios 15:51, 52). La segunda venida de Cristo incluye el rapto de los santos, que es nuestra esperanza bienaventurada, seguido por el regreso visible de Cristo con sus santos para reinar sobre la tierra por mil años (Zacarías 14:5; Mateo 24:27, 30; Apocalipsis 1:7; 19:11-14; 20:1-6). Este reino milenario traerá la salvación de Israel como nación (Ezequiel 37:21, 22; Sofonías 3:19, 20; Romanos 11:26, 27) y el establecimiento de una paz universal (Isaías 11:6-9; Salmos 72:3-8; Miqueas 4:3, 4).
http://asambleasdedios-conciliogeneral.org/?TargetPage=CE051C1C-0FA1-4B80-AEE8-E32FC61614BC


Una vez que los pastores, pastoras y líderes evangélicos convocados por el pastor Juan Álvarez, aprehendieron estas enseñanzas, alabaron al Dios de Israel cantando el salmo 127 “He aquí, no se adormecerá, ni se dormirá El que guarda a Israel”, y tomando con sus manos la bandera del Estado de Israel, alzaron su voz para orar a Dios por la paz y seguridad de la nación judía.